Consejos para ahorrar en compras online

 

El desarrollo de la era digital ha traído un cambio en la forma en que las personas interactúan entre sí. Más allá de esto, Internet y otras tecnologías han cambiado la forma en que la gente compra las cosas que quiere. Las compras en línea fusionan dos pasatiempos favoritos en uno: navegar por la web y ir de compras. ¿Tienes trucos particulares para guardar cuando compras en internet? Estos son algunos consejos útiles sobre cómo ahorrar dinero al hacer sus compras online:

  • Haz una investigación:  Internet  da la capacidad de buscar para diversos artículos y la variedad de marcas que se producen cerca. Cuando estás en la tienda sin un ordenador (y ahora, sin un teléfono inteligente o tableta), no tienes manera de saber qué tipo de precios comparables existe. Sin embargo, puede abrir algunas pestañas nuevas en su navegador web para hacer su investigación sobre los mejores precios que hay.
  • Boletines en línea: Muchas de sus tiendas favoritas también tienen opciones de compra online. Además de esto, esas mismas tiendas tienen boletines de noticias online que  puedes optar por recibir. Estos boletines contienen muchas piezas de información, incluyendo artículos más nuevos e incluso ofertas para los clientes “leales”. Si la tienda o marca es importante para ti, ¡asegúrate de optar por su boletín de noticias! A pesar de que puede parecer como correo basura, los correos electrónicos de hecho puede proporcionar ofertas útiles y cupones que podrían ahorrar dinero en sus artículos favoritos.
  • Comprar a granel: Uno de los inconvenientes de las compras en línea es el costo de envío y manipulación. Sin embargo, es posible que observes en muchos de sus sitios de compras en línea favoritos que el envío y la manipulación no se aplican si estás realizando una compra con una cantidad de dinero determinada. Si te sientes derrochador  asegurándote de que no necesita comprar los próximos dos meses, tal vez puedes comprar todas las cosas que deseas y necesitas de una sola vez. ¡Esto puede ayudarte a factorizar hacia fuera el envío de su coste total!
  • Sitios web de venta personal: sitios de compras en línea como eBay pueden darte una manera barata de comprar las cosas que necesita. Aunque la mayoría de estos bienes pueden ser utilizados, estos sitios le ofrecen la opción de negociar precios y licitación para las cosas que deseas. Estos tipos de sitios no pueden ser la mejor opción al comprar la ropa u otros tales productos, pero si estás mirando en la compra de una televisión por ejemplo, estos sitios podrían ayudarte.
  • Las compras en línea han  revolucionado la forma en que la gente compra las cosas que quieren y necesitan. No sólo ofrece un factor de conveniencia para el comprador, sino que también ofrece a los compradores una forma de interactuar con sus marcas favoritas y tiendas de una nueva forma. Asegúrate de estar al tanto de los diferentes consejos que pueden ayudarte a ahorrar mientras compras en línea, y seguir cumpliendo sus sueños de compra!

Páginas recomendadas

Las páginas que en mi opinión te facilita este tipo de compra son Amazon, PcComponentes, Fnac y Linio. A pesar de ello, si no encuentras ningún descuento en estas páginas, siempre puedes buscarlo en internet.


Ahorra sin salir de casa

1. Ahorra energía

Apaga las luces al salir de las habitaciones, pon los termostatos a baja temperatura, reduce el consumo de agua y compra electrodomésticos de gran eficiencia energética. Ahorrarás dinero y ayudarás al planeta.

2. Haz el presupuesto

En Internet existen buenos planificadores de presupuestos que te permitirán saber cuánto gasta al año y en qué. Si gastas más de lo que ganas, el planificador te ayudará a hacer recortes.

3. Compra con inteligencia

Lleva siempre la lista de la compra, no adquieras alimentos si tienes hambre y compra únicamente una vez por semana. Se trata de trucos probados y comprobados que te salvarán de las tentaciones.

4. Compra barato

Cuando adquieras artículos de uso cotidiano, compra el más barato de los que cumplen su contenido. Compra en cantidad y, si puedes, reduce el consumo de carne y veras que los gastos caen en picado.

5. Mantén el congelador lleno

El congelador lleno consume menos electricidad que si está a medias. Si quedan grandes espacios vacíos, ocúpalos con bricks de leche usados y llenos de agua.

6. Cultiva tus propios productos

Inténtalo, aunque solo se trata de unas pocas hierbas, junto a la puerta de la cocina, de algunas lechugas en el alféizar de la ventana o de un minifrutal o tomateras en un tiesto. Aquí te contamos los secretos para tener un huerto urbano.

7. Aprende a coser

Lo único que necesitas es saber lo elemental. Aprende a coser un botón y a hacer un dobladillo. Alargarás la vida de tu ropa y ahorrarás el dinero que gastarías en hacerla arreglar.

8. Apura los envases hasta el final

Para utilizar hasta la última gota de un producto de limpieza, añade un chorro de agua al envase. Para llegar al final de cremas y pastas, corta los envases y verás cuánto queda todavía.

9. Da vida nueva a lo viejo

Cepillos de dientes usados para restregar rincones difíciles y limpiar las juntas de azulejos y mosaicos; corta la camisetas viejas y úsalas como paños; aprovecha los envases.

10. Sigue nuestros trucos de limpieza

Si tu hogar y tu ropa están limpios durarán más y tendrás que sustituirlo con menos frecuencia. Utiliza lo que ya tienes en casa como productos de limpieza y ahorrarás dinero en la compra semanal.


Ahorra dinero todos los meses

Ahorra dinero todos los meses

1. Establece un presupuesto (con un objetivo a alcanzar)

Es importante que tengas en cuenta tus gastos fijos mensuales para calcular una meta de ahorro. Si no se te dan muy bien los números, hazte con una hoja de cálculo para tener las cuentas al día. Así, podrás controlar las cantidades (más o menos elevadas) que puedas guardar. ¡No te olvides de incluir un porcentaje para gastos variables!

2. Compara precios y busca ofertas

No es necesario que vayas de un supermercado a otro mirando los precios (aunque nunca es mala idea). Puedes preguntar a tus familiares, amigos y compañeros de trabajo dónde compran y comparar la relación calidad-precio de los productos. Probablemente cuando conozcas lo que se ahorran los demás, te empieces a interesar más en lo que te gastas cada mes.

3. Evita las compras por impulso (casi nunca lo necesitas)

Muchas veces nos compramos cosas por darnos un capricho bajo el lema “para algo estoy trabajando”. El consumismo impulsivo es el peor enemigo del ahorro y puede alterar tu presupuesto sin que te des cuenta. Si no te hace falta inmediatamente, espera a final de mes e invierte parte de tus ahorros. Consejo: deja la tarjeta de crédito a buen recaudo. Está para lo que está.

4. Compras online (de cosas que necesites) 

Casi de la mano con el anterior punto. Es cierto que en internet podemos encontrar ofertas escandalosamente buenas de hasta el 75% o, por qué no, 90% en productos de todo tipo. Eso sí, antes de hacer click sin medida, plantéate si verdaderamente lo necesitas: cualquier gasto imprevisto no reflejado en tu presupuesto mensual afectará directamente a tu capacidad de ahorro.

5. Reducir los gastos en casa

Puedes ahorrar agua y energía contando con electrodomésticos eficientes y ecológicos. Lo notarás en tu balance de facturas. Para mantener la casa en una temperatura idónea reduciendo el consumo en calefacción o aire acondicionado, recuerda no dejar entrar el calor en verano y el frío en invierno con buenos cerramientos.

 


Contamina menos sin salir de casa

Cuando vayamos de compras:

– Seleccionemos productos cuyos envases sean retornables o biodegradables.
– Llevemos nuestras propias bolsas (así llevaremos menos plástico a casa)
– Adquiramos productos de limpieza biodegradables y líneas ecológicas, que existen en el mercado.
– No compremos productos en aerosol.

En nuestro hogar:

– No desperdiciemos el papel.
– No desperdiciemos el agua potable (es menos del 1% de la existente en el planeta)
– No desperdiciemos energía, es producida por gas, carbón o petróleo, que son muy contaminantes.
– Usemos con moderación los productos químicos, especialmente los de limpieza e insecticidas.
– Reutilicemos las bolsas de plástico.
– Evitemos el uso exagerado de pilas en los electrodomésticos.

Cuando salimos de paseo:

– Evitemos usar el auto en recorridos cortos.
– Si salimos en auto utilicemos combustibles sin plomo y evitemos las altas velocidades.
– No arrojemos basura en las calles, rutas o cursos de agua.
– No son biodegradables: plásticos, telgopor (tecnopor) y vidrio.
– Son muy contaminantes: pilas, aerosoles, telgopor (tecnopor), productos de limpieza e insecticidas.

El agua:

– De toda el agua existente en nuestro planeta, solo es potable menos del 1%.
– Mas de dos millones de personas, especialmente niños, mueren al año en todo el planeta por falta de agua potable (enferman al beber agua contaminada).
– El proceso de potabilización del agua es muy costoso, en términos económicos y de tiempo.

Podemos ahorrar agua:

– Evitando que en casa existan perdidas en tanques, inodoros, canillas, etc.
– Manteniendo el caño cerrada al cepillarnos los dientes, cuando nos enjabonamos al ducharnos, etc.
– Cuando lavamos la vajilla usemos un recipiente con agua jabonosa (ahorramos también detergente) y enjuaguemos todo junto.
– Al bañarnos en  la ducha consumimos menos agua (5 min. 70 litros) que el baño de inmersión( bañera: 200 litros).
– No limpiemos la vereda y el auto con la manguera, utilicemos un balde con agua.

Contaminación en casa:

– Estudios recientes demuestran que el nivel de contaminación ambiental dentro del hogar es superior al del exterior, y esto se debe a los productos de limpieza e insecticidas que usan las amas de casa.
– Esto podría ser la causa del notable incremento de las enfermedades respiratorias, asma, alergias, etc. E irritaciones de la piel que se observan en los últimos años.
– Estos productos al filtran a través de los pozos negros y por vía cloacal, contribuyen con la contaminación de la napa de agua subterránea, ríos y mares.

En la limpieza:

– Limitar el uso de detergentes, una solución de vinagre o limón sirve para cerámica y vidrios y es desengrasante.
– Para limpiar el horno rociar con agua caliente y agregar bicarbonato de sodio, luego fregar suavemente con lanilla fina.
– En lugar de naftalina, que afecta al hígado y los riñones utilizar bolsitas con flores de lavanda.
– El desodorante de ambiente puede ser reemplazado por una mezcla de hierbas con vinagre o jugo de limón, o sahumerios.
– Para limpiar el baño utilizar una mezcla de bicarbonato de sodio y agua.
– Los objetos de bronce se pueden limpiar dejándolos durante toda la noche en vinagre.
– Para mantener la casa limpia solo se necesita agua y jabón.

Pesticidas:

– Los mosqueteros son muy útiles.
– Las arañas son buenas aliadas ya que reducen la población de insectos, de los que se alimentan.
– Contra las cucarachas mezclar: harina, yeso, azúcar y bicarbonato de sodio.
– Contra las hormigas: desparramar café en pequeñas cantidades.
– Contra los caracoles y babosas: colocar en el jardín un recipiente de boca ancha con cerveza.
– Para mantener la casa libre de plagas solo es necesaria mantenerla limpia.

Energía:

– La quema de combustibles fósiles: gas, carbón y petróleo, produce dióxido de carbono CO2- Este gas, co2 es el responsable del recalentamiento de la atmósfera terrestre, conocida como efecto invernadero.
– La quema de combustible en las centrales eléctricas y en los automóviles produce el mayor volumen de co2, además de lluvia acida y contaminación del aire.

Podemos ahorrar energía:

– Al cocinar evitemos que la llama sobresalga del recipiente.
– Usemos ollas a presión o de materiales especiales que permiten una cocción mas rápida y a fuego lento.
– Apaguemos las luces que no utilizamos.
– Si podemos usemos lámparas de bajo consumo, que aunque son más caras , duran hasta 10 veces más y consumen un 75% de energía menos .
– Utilicemos el auto lo menos posible.

Capa de ozono:

– La capa de ozono es una esfera de gas que rodea al planeta protegiéndolo de las
– Radiaciones ultravioletas que provienen del sol.
– La radiación ultra violeta, a raíz de la disminución de la capa de ozono produce: cáncer de piel, cataratas y depresión del sistema inmunitario en el organismo humano, disminución en las cosechas y destrucción del plancton en los ecosistemas acuáticos.
– Los productos que destruyen la capa de ozono son varios pero los más importantes son los conocidos como clorofluorocarbonos.( CFC ).
– Los CFC se encuentran en el gas refrigerante de las heladeras y aparatos de aire acondicionado del hogar y automóviles, espumas aislantes (tecnopor), extintores con harones y aerosoles.

¿Qué podemos hacer para evitar la destrucción de la capa de ozono ?

– Revisemos que no existan perdidas del gas de las heladeras y aparatos de aire acondicionado del hogar y automóviles.
– Si tenemos que comprar heladera, preguntar por las que no contaminan, aunque todavía no están en el mercado argentino presionaremos para que se produzcan.
– Evitemos, comprar telgopor (tecnopor), en todas sus formas.
– No compremos extintores con gas halon.
– No adquiramos productos en aerosol, aunque no contengan CFC producen smog.